SALMO XI

La penúltima jornada ha concluido
has sido tú, Isaías, el que me ha conducido a través de las viñas de Emilia Romagna
tan altas como dos hombres, dulces testigos de mi suplicio,
y al llegar a la zona del silencio,
allí donde los huesos enamorados no reposan,
he llorado al mirar las estrellas.



SALMO X

me quedan dos jornadas más de viaje
antes de llegar al Paraiso y abandonar estas tierras.
He de ir a la tumba de Dante y al lugar de los nacimientos,
de la muerte a la vida,
y aunque el disco de mi gloria está bañado en leche de sombra
y mi tristeza puede talar un bosque,
las ruedas de mi voluntad y mi deseo giran
movidas por el mismo amor que mueve al sol y a las estrellas.

(Modena, 18 de octubre de 2014)
SALMO IX

Este es el círculo, cuanto más me acerco más te alejas.
No caminas junto a mí del lado de la cornisa.
No caminas junto a mí del lado de la cornisa.
¿Por qué has puesto mi corazón en esta selva
donde los perros se trasforman en lobos?
¿Porque dejas todo el trabajo en manos del ángel?
¿Por que has enviado el humo que impide ver las estrellas?


(Módena, 17 de octubre de 2014)
SALMO VIII

para ir al teatro recorro via stella
el ángel ha hecho coincidir la boca de la calle y mi puerta
alguien ha escrito sobre uno de sus muros
NON VOGLIO PERDERTI... TI AMO
eso es lo que leo antes de la ofrenda
antes de que los niños salgan con las estrellas

(módena, 17 de octubre de 2014)
SALMO VII

Despido al sueño de madrugada
Por ver si eres tu el que hace crecer el verde de la tierra
Si en ese momento alzo una mano para tocar los deseos en mi frente
Puedo acariciar perfectamente el relieve de tu rostro entre mis cejas
También por la mañana giran las estrellas

(Módena 16 de octubre de 2014)
SALMO VI

la escalera que lleva hacia ti es el barranco que parte el mundo
en vez de suelo mi camino está hecho de paredes escarpadas
no ando sino escalo
si miro hacia abajo hay una montaña de cadáveres
pero aquí la fatiga no me impacienta
porque me despierta el olor a pan y a mosto cocido
y mi aire es el mismo aire donde se mueven las estrellas

(módena, 15 de octubre de 2015)
SALMO V

no necesito llamarte por tu nombre
porque todos tus cabellos están contados
simplemente me dedico a nombrar las estrellas


(módena, 14 de octubre de 2014)
SALMO IV

no te hace falta morir para hacer temblar la tierra
la huella de tus pasos es suficiente para sentir la oscilación secreta
Incluso las mesas donde como arrojan tu eclipse sobre mi alma
Pero encima de mí hay un hueco por el que ya veo las estrellas

(Módena, 14 de octubre de 2014)

SALMO III

Eres inalcanzable para mis fuerzas humanas
Pero donde yo no llego la niebla llega
Desde el árbol que yo veo al árbol que tu ves da vueltas la misma turba de almas
Las llamas de mi primer corazón abrasan mi segundo corazón
Pero encima de mi hay un hueco por el que ya veo las estrellas

(Módena, 14 de octubre de 2014)


SALMO II

Me encontré frente a frente con la madre de los gritos
Y volví los dientes contra mí misma por si me adoptaba como hija
Le expliqué que mi amor es más poderoso que el mismo fuego
Si me ponen carbones ardientes en las manos mis manos quedan intactas
Y por la misma razón en vez de llorar con dos, lloro con seis ojos.
Descose mi cuerpo para que sienta la dureza de tus piernas
Ahora soy un vaso de angustia y tengo los pies cocidos en sangre.
Pero encima de mí hay un hueco por el que ya veo las estrellas.

(Módena, 13 de octubre de 2014)

SALMO I

soy el cuerpo de tu sombra
Pero por encima de mí hay un hueco por el que ya veo las estrellas.

(Módena, 13 de octubre de 2014)





3 de octubre de 2014

"Lavaré en inocencia mis manos, Y así andaré alrededor de tu altar" Salmos 26,6